FangTEA’t. Autisme i fang

Finalizado
Del 07.07.18 al 16.09.18

Espacio "La Pecera"

Del 7 de julio al 16 de septiembre de 2018

 

Inauguración: Sabado 7 de julio a las 19:30h

El mundo del Arte es uno de los grandes universos donde todos los matices humanos, y ahora también trashumanos, caben. El Arte ha sido desde siempre un amplio territorio para encajar piezas que no habrían sido aceptadas por otras realidades pero para resiliencia han terminado dentro de nuestro imaginario colectivo. Esta resistencia íntima que tiene el sujeto que trabaja y vive con el Arte ayuda a generar un mundo transdisciplinario, de debate perpetuo, donde la palabra normalidad deviene indiferente; queda lejos, pues, el sustantivo que quiere estigmatizar. Y el Arte tiene una dimensión social que hace de la cultura un valor de primer nivel. Porque más a menudo que menos, el Arte y la Cultura son inclusivos, cohesionan la sociedad y la cuestionan, hacen de ascensor social y, en definitiva, nos definen como personas y como colectividad. Y todo ello gracias a una herencia de siglos, especialmente del último siglo veinte, dura y dramática, que nos ha enseñado que en la diversidad aparecen los universales, lo que nos puede definir como condición humana y que nos une -o debería hacerlo- como especie, a pesar de nuestra predisposición a la barbarie. Como decía Walter Benjamin: "No hay ningún documento de la cultura que no lo sea a la vez de la barbarie". La frase no tiene nada que ver con los avatares históricos del holocausto. Tiene que ver con esto que sigue: cada vez que se instala un hecho de cultura en una sociedad, hay una pila que pasan inconsiderados, y en esto consiste el acto de barbarie. Esperamos que la diversidad y las capacidades múltiples sean el hecho perenne.

El proyecto que tenemos entre las manos sigue estos senderos profundos, de dimensión social patente, reveladores, ignotos de las Artes y de la Cultura y, asimismo, apuesta por nuevos conceptos como crecimiento creativo o capacidades múltiples. También sacar de nuevo a la palestra corrientes artísticas como la de los artistas outsiders, que se pusieron de manifiesto el siglo pasado para recuperar una clase de revoluciones estéticas y conceptuales fuera de los circuitos canónicos. De hecho, el término inglés outsider art (arte desde la periferia) fue acuñado por el crítico de arte Roger Cardinal en 1972, trasladando al inglés el concepto de Art Brut concebido por el artista francés Jean Dubuffet para describir la arte creado fuera de los límites de la cultura oficial. Pero aquí no sólo hablamos de outsiders, hablamos de mucho más. Y, por supuesto, esta iniciativa sirve para poner en crisis términos como discapacidad, ya que todo el mundo tiene capacidades de una o de otra índole. Y eso sólo lo iluminan actitudes, personas y centros de referencia como el artista con síndrome de Down Judith Scott o la labor de la Creative Growth Art Center de Nueva York, el Museo de Arte Outsider de Amsterdam o el colectivo Debajo el sombrero de Madrid, faros del conocimiento emocional e intelectual que ayudan mentalmente a sacar adelante esta exposición.

Así pues, gracias a la unión de entidades e instituciones sociales y culturales que hace tiempo investigan en esta línea, como la Fundació Mas Casadevall con el apoyo de la Fundació Lluís Coromina y bonart cultural y, ahora también, con la complicidad del Terracotta Museu de Ceràmica de la Bisbal, se exhibe una sintética pero densa recopilación de esculturas hechas con la tierra como materia primordial. La cerámica, esta modalidad de la creación humana con siglos y siglos de tradición y que en Cataluña tiene gran cantidad de buenos creadores, se convierte en el motor. Un universo, el cerámico, que ha cautivado nombres universales del arte de todos los tiempos como Miró, Picasso, Tàpies, Barceló, Santi Moix, Frederic Amat, Arranz-Bravo ... Autores que lo han incorporado en su abecedario para enriquecer su discurso; creadores que durante muchos años han sido outsiders de la sociedad y de los discursos oficiales.

Así pues, siguiendo este doble hilo de reivindicar la cerámica y el arte outsider, esta exposición visibiliza treinta y ocho creadores duchampianos que surgen de la cantera de la Fundació Mas Casadevall, una entidad de referencia a nivel peninsular que trata los Trastorno del espectro Autista (TEA) de una manera impecable y donde el Arte tiene un espacio básico de transformación humana. Prueba de esta sana dinámica existe, desde hace casi una década, el vínculo con el diseñador industrial de renombre André Ricard, quien colabora activamente en la línea de diseño comprometido con esta fundación catalana, ubicada en el lugar idílico del Pla de l'Estany.

Pero volvamos a la actual exposición, que ha sido concebida gracias a todo un conjunto de directivos/as, educadores/as y artistas entregados que han creído en el Arte como catalizador de este potencial humano y creativo que ahora se hace gordo y ilusiona. Un empujón imposible sin el guión/cocreación de Ernest Corbillo, el ceramista Joan Raventós y el apoyo estratégico y entusiasta de Pep Mendoza y Fina Burset; un conjunto de personas que nos demuestran que no hay límites y que la cooperación en Arte tiene efectos multiplicadores. Ahora ya sólo queda disfrutar de una exposición que cada vez está más lejos de la periferia y que se exhibe en su más extrema contundencia, con sutileza y poesía conjunto, con el expresionismo como bandera y con el corazón como estandarte.

Cultura perenne, Arte "outsider" 
Ricard Planas Camps, crítico de arte y editor de bonart

 

Sábado
07
jul
 
 
Finalizado
Domingo
08
jul
 
 
Finalizado
Lunes
09
jul
 
 
Finalizado
Martes
10
jul
 
 
Finalizado
Miércoles
11
jul
 
 
Finalizado